jueves, 8 de marzo de 2018

Sin Titulo.

Hoy entre tanto ruido noté tu silencio... no era el silencio de alguien tranquilo sino más bien el de alguien que no quiere tocar el tema que le ha aquejado una y otra vez. Supongo que ese es el pago de aquellos que crean un puente unidireccional... cargar y tener ante sí miles de puentes, algunos rotos o bloqueados o en términos más claros cargar con miles de corazones rotos dentro de sí.
Un niño hambriento va caminando en la ciudad y pasa enfrente de una pastelería ofrece cuánto posee para obtener un poco de pastel pero nadie abre... hasta que más adelante encuentra un pastelero fuera de la tienda y le ofrece cuantas pedacitos quiera y pueda comer... pero no lo deja entrar sólo le ofrece una bandeja con muestritas. 
El niño emocionado ve al pastelero y cuando los ha probado todos, le pide al pastelero que lo deje pasar y ofrece cuanto posee para probar una porción completa. Y entonces el pastelero da media vuelta y empieza a ofrecer a otros las muestritas...
El niño pasa todos los días anhelando entrar a la pastelería y todos los días lleva al pastelero pequeñas ofrenditas de su buena intención. El pastelero a veces las toma a veces no.
Hasta que el niño se da cuenta que el pastelero solo ofrece muestras gratis, y llora al saber que quizá nunca entrará a la pastelería pero en ese momento observa los ojos del pastelero y siente pena... al ver que otros niños al no obtener lo que quieren lanzan insultos y golpes antes de irse, unos hacen berrinche y se quedan, solo para molestar.
Pobre pastelero se ha quedado dando muestras gratis cuando realmente tiene toda una pastelería ahí adentro.
Se vuelve hacia el niño y le pregunta... porque tú no actúas como los demás y el niño contesta:
Yo alguna vez pague el precio del pastel completo y otro pastelero no me dejo entrar, vi mi pastel desde la vitrina y muchas veces vi como el pastelero dejaba entrar a los demás...
Tú, me diste un breve tiempo de cuidados al dejarme probar aunque sea unas porciones de lo que guardas dentro...
ahora al saber que no importa que pague el precio previamente yo solo debería esperar hasta que tú me invites a pasar y si eso no sucede solo tomaré un respiro y seguiré mi camino.
Así tal cual...


Mariae Justwrite.

Mini historia: Vivia cerca de un río.

En eso dias ya no recordaba las cosas que debia hacer, porque sinceramente estaba perdiendo las ganas de vivir, no lo mal entienda, no me r...