jueves, 19 de abril de 2012

Las cosas que me cuestan decir (parte 1).

A veces tengo un sin fin de ideas, en mi mente las palabras se aglutinan como gente que quiere ver el "clasico" del fútbol español a la entrada de un Biggest. Pero hay dos cosas que me cortan el aliento a la hora de escribir, una eres tu y la otra soy yo.

Lo mio se resume cuando veo la pagina en blanco y me enfrento a mi, esperando una respuesta de esa hoja que se que no pondrá excusa a lo que escriba pero se que en el fondo siempre querré algo distinto a lo que ponga en ella, todo por culpa de la ansiedad y la inseguridad.

Luego estas tu, que estuviste ahí siempre, de alguna manera creo que me esperaste, creo que en alguna parte del universo hubo algo, hubo un alguien, que espero el momento exacto para mostrarte a ti. Y en ese momento exacto no supe como reaccionar.

Pero eres un misterio mas complicado que eso, eres mas complicada que mi primera opinión en una clase, eres un misterio sin resolver en mi mente. Eres la excepción a todas mis reglas y mis locuras, tu me haces actuar mas normal o mas raro según sea el caso y los ojos con que me mires.

Eres la descarga de emociones que nunca encontré escribiendo y la motivación que ni los estudios, ni el dinero, ni el saber, ni las amistades alguna vez tuvieron en mi. Eres la canción bonita, pero complicada de ejecutar y que te hace falta escuchar al menos una vez en la vida, en el momento justo, para que por ese lapso de tiempo la vida tenga sentido.

Eres la razón por la que este blog se llama como se llama y tiene el nombre que tiene, porque me recuerdas que a pesar de como intento llevar mi vida todo esta lleno de complicaciones y no porque yo me complique o intente ser "fresco" , si no porque en este mundo uno tiene que aprender a convivir las sensaciones, pensamientos de los demás y todo lo que implica vivir rodeado de gente y en especial gente que te ama. Porque me recuerdas que a pesar de todo nadie nace completamente solo


No hay comentarios: